miércoles, 10 de junio de 2015

PINTORES DE AGUA DULCE

En Málaga, los alumnos de la Academia que se decantaban por el paisaje, tenían como referente último a don Carlos de Haes, aunque después se subdividieron en grupos, seguidores unos de Muñoz Degrain, y los marinistas, de Emilio Ocón. No obstante, las influencias de los tres maestros se hacían notar en todos los discípulos, pues ellos mismos daban ejemplo no aferrándose a una sola temática.


CARLOS de HAES (1829-1898)
"Paisaje con río. Holanda"
Óleo s/lienzo   42x67 cms.
Firmado: C. de Haes / 1862
Sala 'Ansorena' (VII-2014), Madrid








Cuadro anterior
DETALLE



Al ser la ciudad malagueña puerto de mar, era lógico que en su Escuela proliferaran las marinas, pero esto no fue óbice para que desdeñaran vistas en las que el agua dulce se enseñoreara en el cuadro.
La valentía de la paleta de Muñoz Degrain, sumada a su efervescente imaginación, nos sumerge en unos paisajes donde las aguas se muestran con unos colores que parecen imposibles, hasta que la retina se convence de lo que el pintor quiere que veamos.

ANTONIO MUÑOZ DEGRAIN (1843-1924)
"Chubasco en Granada"
Óleo s/lienzo   97x144'5 cms.
Firmado: A.M. DEGRAIN  (1881)
Museo del Prado, Madrid


ANTONIO MUÑOZ DEGRAIN
"El río de Piedra"
Óleo s/lienzo   57x87 cms.
Firmado: Muñoz Degrain - 1901
Museo de Bellas Artes de Málaga /donación del autor/

Las aguas se tornan de rosáceas a verdosas, en conjunción y armonía con el resto de la obra, poetizando el resultado en una originalidad que ya se anunciaba cuando envió desde Roma en 1882 su gran cuadro "La inundación", de aguas ocres y limosas, adquirido por el Estado.

Esta obra se inspiraba en la "Tragedia de la riada de Sta. Teresa", inundación ocurrida en Murcia en 1879, y cuyo motivo retomó en 1912 -en esta ocasión con aguas aún más turbulentas y de color rojizo- para su cuadro más conocido sobre esta temática, que donaría al museo valenciano un año más tarde:

ANTONIO MUÑOZ DEGRAIN
"Amor de madre"
Óleo s/lienzo   204x161 cms.
Firmado: Muñoz Degrain
Museo de Bellas Artes de Valencia

Otro de sus cuadros importantes, orgullo del museo malagueño, tambien tiene el agua de un río como protagonista:

MUÑOZ DEGRAIN
"El puente de la sultana"
Óleo s/lienzo   124x82 cms.
Firmado: Muñoz Degrain / 21-2-1914
Museo de Málaga
/Realizó una réplica  L. 122x79 cms. (Ansorena, abr-1993) más tardía y con la probable intervención de su discípula y amante, Flora López/

En la fotografía, don Antonio Muñoz Degrain -de temperamento siempre fogoso-, dando clase de colorido a su alumna favorita, a quien aventajaba en gran número de años y con la que veraneaba en Málaga sin ocultarse. Esta relación, aunque el pintor llevaba tiempo viudo, le distanció de su único hijo, que no llegó nunca a aprobarla.
(Cuadros de ella han intentado a veces, hacerse pasar por los del Maestro)



Consecuencia de una personalidad radicalmente opuesta, la serenidad de su discípulo José Nogales -después compañero en la Academia y amigo-, integrado en la naturaleza que le inspiraba, nos ofrece en sus cuadros unas aguas tranquilas, con reflejos tornasolados de un cielo crepuscular que invitan a la reflexión, apartado de todo atisbo de ansiedad:

JOSÉ NOGALES SEVILLA (1860-1939)
"Remanso de un río"
Óleo s/lienzo   31x50 cms.
Firmado: J. Nogales
Colección Fernández-Baca, Málaga


Carlos de Haes, tan diferente también a Degrain -en cuanto a que no hacía concesiones a la imaginación como el valenciano-, insistía con su magisterio en pintar del natural, incluso captando los matices de luz, en cielo y agua, que ofrecieran los paisajes ante los que se situaban.

CARLOS de HAES
"Sendero al Ercina, Picos de Europa"
Óleo s/lienzo   45'5x65 cms.
Firmado: C. de Haes
Subastas Setdart (XII-2017), Barcelona

Lago ERCINA (Covadonga)
-aspecto actual-

/Fotografía efectuada tras el deshielo, como en la toma del anterior cuadro pintado siglo y medio antes.
Se aprecia que el nivel del agua ha retrocedido sensiblemente al desaparecer el dique de la mina Buferrera (1848-1979), que embalsaba las aguas que se perdían por el sumidero./



Siguiendo las enseñanzas del insigne Maestro, lejos de las comerciales marinas nocturnas con reflejos de luna, dos pintores de la Escuela se atreven en una descripción oscura de las aguas lacustres y fluviales, con resultados sorprendentes.

XAVIER CAPPA MUÑOZ (1856-1909)
"Laguna negra -La Ercina-"
Óleo s/tabla   18x29 cms.
Firmado: X Cappa
Colección particular, Málaga








                     
                       Lago ERCINA
                       -fotografía actual-
/Un cielo nublado transmite
oscuridad y aparente negrura
a las poco profundas aguas/.





JEAN-LEÓN GÉRÔME
"El mechero"
Óleo s/lienzo   (c.1884)

/Al mismo tiempo que nuestros paisajistas, la inusual descripción oscura del agua en la pintura estaba siendo tratada por el francés Gérôme en sus famosos cuadros de estanques -donde sensuales odaliscas se bañaban-, obras que se conocían en Málaga por difusión de las revistas en las que se reproducían a través de grabados./



JOSÉ PONCE PUENTE (1862-1931)
"Paisaje del Darro"   DETALLE
Óleo s/lienzo   93x182 cms.
Firmado: J. Ponce
Colección particular, Málaga
/Este singular cuadro -de oscuras y doradas aguas- estuvo más de un decenio a la venta en la tienda de antigüedades "El Martinete", en la plaza de San Pedro Alcántara de Málaga, muy ennegrecido por oxidación de los barnices, hasta que fue rescatado por un coleccionista que, mediante una intervención conservadora, lo sacó a luz en toda su belleza/


El marinista Fernández Alvarado, maestro en la descripción de bravías olas y azules o verdosas aguas de mar, sosiega su paleta con una pequeña tabla en la que demuestra también su dominio de las aguas fluviales:

JOSÉ FERNÁNDEZ ALVARADO (1865-1935)
"Remanso de un río"
Óleo s/tabla   23x34 cms.
Firmado: j.fernández Alvarado / 87
Colección Fernández-Baca, Málaga


El Sorolla de la pintura malagueña, Enrique Simonet, hace gala de sus dotes para transmitir luminosidad a todo lo que pinta, y en sus paisajes el agua no es una excepción:

ENRIQUE SIMONET LOMBARDO (1866-1927)
"Cascada de la Hiruela"
Óleo s/lienzo   70x90 cms.
Firmado: E. Simonet
Colección familia Simonet, Madrid


ENRIQUE SIMONET LOMBARDO
"Estanque del Paular"
Óleo s/lienzo   71x49 cms.
Firmado: E. Simonet / El Paular
Colección 'Fundación Málaga'


Junto a sus marinas con vistas de la bahía y puerto de Málaga, Enrique Florido exponía en los escaparates de las tiendas de calle Larios, paisajes terrestres con el río Guadalhorce como protagonista, todo ello muy del gusto de su clientela, que reconocía las vistas recreadas en los cuadros y que el pintor ofrecía a unos precios modestos, al alcance de la clase media malagueña que no podía acceder a las obras de las firmas consagradas.

ENRIQUE FLORIDO BERNILS (1873-1929)
"Paisaje con río"
Óleo s/lienzo   55x85 cms.
Firmado: E. Florido
Colección particular, Málaga






ENRIQUE FLORIDO
"Paisaje fluvial"
Óleo s/lienzo   41'5x66 cms.
Firmado: Florido
Subasta 'Modigliani / Cajamar (IX-2007), Málaga



Tan magníficos antecedentes, derivaron en una secuela de paisajistas que, nacidos a principios del siglo XX, perfeccionaban la técnica con la que pintar las masas de agua dulce, a fuerza de múltiples y reiterados ejercicios intentando acercarse a la perfección y alejándose de la fotografía.

JUAN EUGENIO MINGORANCE NAVAS (1906-1979)
Ejercicio de toma para "Río de México".  1969
Óleo s/lienzo.  Sin firmar
Colección familia del pintor

J. EUGENIO MINGORANCE NAVAS
"Río de México"    (c.1969)
Óleo s/lienzo   46x65 cms.
Firmado: Mingorance
Colección particular, Málaga

Algunos de aquellos pintores, como Juan Eugenio Mingorance -perteneciente a la Escuela Malagueña y después formado en la 'Academia de Paisajistas del Paular'-, tuvieron que abandonar España por motivos políticos y emigraron a América, llevando consigo unos conocimientos que desparramaron en aquel continente, creando una corriente pictórica que influyó hasta en los frescos de los grandes maestros mejicanos:

JUAN EUGENIO MINGORANCE NAVAS
"Como dos gotas de agua"
Óleo s/lienzo   40'5x51 cms.
Firmado: Mingorance
Colección particular, Málaga


Esta breve exposición es una muestra de que la Escuela Malagueña de Pintura, llegó a 'tocar todos los palos' sin encasillarse en una determinada especialidad, intentando ofrecer a una sociedad local, la variedad que hiciera nivelar la oferta con la escasa demanda; pero Málaga por sus condicionantes económicos de finales del XIX, no estaba preparada para que de ella vivieran varias decenas de artistas.
Por eso -acertadamente- el Dr. Francisco J. Palomo Díaz nos dice que el artista que aquí se quedó, fue insolvente de por vida y murió pobre.

De entre ellos don Emilio Ocón que -a pesar de ser un puntal en la Escuela- cuando falleció dejó a su familia en tan delicada situación económica, que sus compañeros hubieron de abrir una suscripción para hacer frente a los gastos del sepelio, tal como había hecho Ferrándiz a la muerte de Bracho Murillo.

La diosa Fortuna, con escasísimas excepciones, no acompañó a la excelencia de nuestros artistas.



Núm. 48


2 comentarios:

  1. Por retratos de familia tenía noticia del fotógrafo malagueño Álvaro Cappa Muñoz, pero ignoraba que tuviese un hermano pintor de esta escuela. Hoy existe un periodista Aurelio Cappa: quizá descienda de ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también conocí en los años setenta a un extraordinaro dibujante -Federico Cappa-, y no dudo de la ascendencia de sus genes, pues dibujar y pintar es un don innato.
      Xavier Cappa tenía un hermano pintor y fotógrafo llamado Álvaro, que tuvo estudio en c/Santa María, 8 de Málaga.
      Curiosamente, en el cuadro conservado en el Museo Municipal
      (óleo s/tabla 60x50 cms. "En la antesala")
      claramente se observa que han tenido lugar anteriores manipulaciones de firma, la última de las cuales por error, ha dejado una A -creyendo que era de su hermano Álvaro- en vez de la X correspondiente a la inicial con la que firmaba Javier.
      Esta observación ha pasado inadvertida en cuantas descripciones se han hecho de este cuadro en la bibliografía especializada.

      Gracias por su participación en estas páginas, don Íñigo. SALUDOS

      Eliminar